La suerte de una moneda

La herradura de la suerte.

Horseshoe

Cada vez me es más llamativo como nos aferramos a cosas que, en un principio no tienen nada que ver con alguna situación puntual que estemos viviendo.

Me refiero a ese amuleto, esa plegaria, incluso a ese estado de ánimo del cual nos agarramos cual garrapatas diciéndonos “esto nos va a sacar del problema” (palabras más, palabras menos)

Básicamente hoy, caminando por la calle después de recibir una noticia que, de alguna manera me puso muy nervioso y no para bien, encontré una moneda de 10 centavos en la calle. La pasé de largo y a los pocos metros volví sobre mis pasos para tomarla y guardarla.

No porque necesitase esa plata, sino porque “algo más allá de mi me dijo que la guarde, que me va a ayudar” Vale aclarar que cada vez estoy mas pragmático y a este tipo de cosas normalmente no les doy bola y el hecho de haber levantado y guardado esa moneda me hizo preguntarme realmente el por que de esto.

La pata de conejo

pata-de-conejo

A decir verdad hace algunos días vengo hablando con distinta gente que me comentan ciertas cosas sobre los astros, sobre energías y toda eso que yo de manera respetuosa le digo hippismo.

Y como decía más arriba me sorprende como nos aferramos a esas cosas que, en relación directa, no tienen nada que ver, pero de alguna manera relacionamos eso con nuestra situación particular y depositamos nuestras esperanzas ahí.

Entiendo y comparto que la energía y emoción que uno transmite a otro directamente afecta a la otra persona, sin más me pasó recientemente con alguien de recibir una recepción (algunos le dirán energía, otros vibración) incómoda de su parte y ese motivo hace que tanto para no poner incómoda a esta persona como no ponerme en una situación incómoda a mi prefiero hacer un paso al costado con lo q todo eso implica. Pero en ese caso hay una relación directa, un, si se quiere, choque de energías.

Ahora cuando hablamos de algo más abstracto no deja de, por un lado atraerme la idea de que algo así puede influir, como también hacerme sentir escéptico al respecto.

Es que, en definitiva  creo que es la esperanza a que algo externo nos ayude y nos de las fuerzas necesarias que no encontramos en nosotros mismos para afrontar o superar una situación. El problema es que simplemente eso realmente no creo que vaya a solucionar nada.

Insisto, respeto mucho a todos los que creen en religión de esa manera, en energías y de alguna manera me gustaría recuperar un poco eso pero cuando me llega el momento a mi de decir “bueno, ahora solo queda creer” no puedo evitar preguntarme porque y como es que funciona.

El trébol de cuatro hojas

trebol-4-hojas

En definitiva jamás voy a encontrarle una respuesta real a esto, simplemente tendré que dejar que pase el tiempo y ver si mi confianza en mi monedita de 10 centavos fue bien depositada o una perdida de valiosos segundos basado en una inexplicable sensación de necesidad de reconfortarme y apoyarme en algo.

Por suerte se que soy un poco obtuso pero solo conmigo y no con los demás, jamás me van a leer u oír descalificar una creencia a alguien por no creer en ella, la realidad es que, mientras a uno le hace bien, que crea en lo que mejor se sienta cómodo en tanto y en cuanto al otro no lo obligue a lo mismo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s